Un extraño ruido

On 15 de abril de 2013 by femeniname

Mi casa es un hogar tranquilo, sin ruidos, en una planta alta de un edificio cualquiera. Y he hablado de ruido porque hace quince días no puedo dormir. La razón de mi inesperado insomnio es que a media noche me despierta un sonido bastante raro (un “racaraca”) que suena en la pared de mi habitación. Es un ruido sin explicación lógica, que no se debe a personas, ni a escapes de agua, ni de viento, ni de nada… Al principo no le di importancia e intenté que encajara en mis sueños. Un día lo conseguí y soñé que una colonia de gnomos vivían dentro de la pared que linda con mi cama y habían excavado túneles semejantes a una colmena y por las noches, aprovechaban mi descanso para recoger las migas que sobraron de la cena. Los pequeños camiones cargaban en el suelo y las grúas subían toda la mercancía a unas enormes estanterías que sobresalían del hueco del ascensor, de ahí provenía ese sonido intermitente que sonaba al descargar las minúsculas grúas.

Al día siguiente también inventé una colonia de diminutas pulgas que trabajaban por la noche, pero esta vez no se comían las sobras de mi comida, sino la pata de la mesa de mi cocina. El extraño “racaraca” se debía a los utensilios de los cientos de pulgas que erosionaban la parte de atrás de mi mesa sin parar. Entre descanso y descanso de su cansadísima jornada echaban siestas que explicaban la ausencia de ruido en mi pared.

Otra noche inventé que los murciélagos se despertaban para cazar a mosquitos, moscas y demás insectos aprovechando el silencio de la ciudad. Pero lo que me ocurrió es que ya no conseguí inventar más historias que explicasen aquel extraño sonido que no tenía explicación alguna  y me pasaba las noches en vela, con los ojos como platos, mientras oía “racaraca”.

Después de varios días mi vecina coincidió conmigo en el ascensor y comentó que como como su hijo mayor había sacado muy  buenas notas, les habían regalado dos pequeños hamster roborowski que son graciosísimos y que se pasan la noche subiéndose a la rueda haciéndola rodar, rodar y rodar… Aquí está el cuerpo del delito:

3 Responses to “Un extraño ruido”

Deja tu comentario