Mis zapatos ya no están nuevos

On 19 de junio de 2013 by femeniname

zapatos_femeniname

Mis zapatos ya no están nuevos, han caminado sobre piedras arrastrando el peso de la vida. Cargaron con las sombras de la noche y la oscuridad del frío. Los caminos fueron largos de senderos perdidos y tras los árboles los espíritus del miedo arrojaron su silencio.

No descansaron entre trayectos y se bañaron en lágrimas que penetraban en la piel profundamente. Las estrellas iluminaban la penumbra de la eterna oscuridad y recogían el aliento de los destellos fugaces. Anduvieron perdidos en la inmensa soledad empapados de pensamientos que siempre hacían soñar.

Siguiendo la llama que encendió los bosques y guiados por los sueños, llegaron a la luz y recogieron su juventud, dejando paso a las huellas desnudas que por fin alcanzaron las finas arenas inundándose de las formas de las cosas que el agua de la vida ofrece.

6 Responses to “Mis zapatos ya no están nuevos”

  • Muy buena entrada para un Miércoles, de esas que las lees… te tomas un café y mientras la vuelves a leer…

    Hay mucho jugo en tus palabras…!

    Unb7.

    • Sí, hay mucho jugo. Detrás de estas palabras, intento describir el camino de lo “oscuro” que cada uno de nosotros también vivimos, la angustia, la soledad, la ansiedad que a veces nos acompaña y ésto desgasta la suela de nuestros zapatos. Pero, según pasan los años y después de andar por estos caminos tan tétricos, siempre llegamos al lado “claro” de la vida, eso sí, cuando caminas persiguiendo tus sueños. Buff, me estoy haciendo mayor 😉 Un beso de pensar, Josep

      • Es curioso verdad…? Dicen que el pasado es el único que te puede provocar depresión mientras que es el futuro lo que te provoca angustia…

        Vivamos pues el presente en su máxima expresión..!

        Un beso de los de con mucho gusto.

        • Depende de lo que recordemos del pasado y de lo que pensemos del futuro. Pero, sin duda, me quedo con lo de vivir el presente, que nuestro es. Acabo de leer tu post y ahora no pienso más que en ese paté… Un beso, desde luego, gustoso.

  • Los míos tampoco están nuevos. Sin tirar los viejos procuro renovar todos los años….
    Besos
    Ana

Deja tu comentario