Me doy permisos…

On 28 de enero de 2013 by femeniname

flor_femeninameMe doy permiso para…

Separarme de personas que me traten con brusquedad, presiones o violencia.

No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque venga de mis padres de mi marido, o mujer, ni de mis hijos, ni de mi jefe ni de nadie.

Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento, fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás, merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para…

No obligarme a ser el “alma de la fiesta”,

el que pone el entusiasmo en las situaciones,

ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar,

la que está dispuesta al diálogo, para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de ahogarme yo:

no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser, ya es valioso.

Si quieren continuar a mi lado, deben aprender a valorarme.

Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

Me doy permiso para…

no intentar controlarlo todo:

la casa en perfectas condiciones, la mesa de trabajo completamente ordenada, el trabajo perfecto, las relaciones sin roces ni imperfecciones.

Obsesionarse por mantener el control es algo extraño a la vida, es una fantasía dañina.

El intento de control constante bloquea a las personas y les priva de una enorme cantidad de energía

que podrían canalizar hacia la creatividad. Intentar mantener un exceso de control da como resultado el agotamiento.

Acepto un relativo desorden e incertidumbre que me permita disfrutar de la vida en vez de dejarme exhausto física y psicológicamente.

Joaquin Argente “Me doy permiso para…”

 

20 Responses to “Me doy permisos…”

Trackbacks & Pings

Deja tu comentario